martes, 28 de julio de 2009

LA MANO DE LA HORMIGA 02

Otra minificción:

EL VENGADOR

El cacique Huantepeque asesinó a su hermano en la selva, lo quemó y guardó sus cenizas calientes en una vasija. Los dioses mayas le presagiaron que su hermano saldría de la tumba a vengarse, y el fratricida, temeroso, abrió dos años después el recipiente para asegurarse que los restos estaban allí. Un fuerte viento levantó las cenizas, cegándolo para siempre.
OSEAR ACOSTA, El Arca (cuentos breves).

2 comentarios:

  1. Eso le pasa por sádico: no le bastó con matarlo, también se quedó con sus cenizas.

    ResponderEliminar